electricista por horas certas em

El Ayuntamiento De Madrid Tritura Por Error El Testamento De Carlos III Y Todo El

MUY IMPORTANTE: SI QUIERES QUE CONTESTEMOS TUS CONSULTAS, NO OLVIDES PONER ASUNTO A TODOS LOS CORREOS-E QUE NOS ENVÍES. Es lastimoso ver como muchos cristianitos, son así manipulados por aquellos que, mientras estuvieron en el uso del poder dictatorial, no permitieron crítica alguna, ni libertad de expresión, ni derecho de manifestación. Ahora, los que de ellos viven y sus hijos y nietos, son expertos en toda clase de convocatorias, que sirvan para colocar en el poder a los partidos que cuentan con el mayor número de sus devotos y seguidores. No se resignan a perder el control de los gobiernos de España, como no lo perdieron desde los días de los Reyes Católicos. Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados ni recibáis de sus plagas” (Apocalipsis 18.4).

Estas manipulaciones de la iglesia-jerarquía sobre sus feligreses, es la que confirma que el cristiano que lo sea realmente, debe salir de estas organizaciones eclesiásticas para no participar de los pecados de corrupción que, de antiguo, les ha caracterizado. La Iglesia nunca estuvo al lado de los pobres y menesterosos de la tierra, sino al lado de los opresores, al lado de los poderosos del mundo.

Iniciada por el emperador Constantino, esta fornicación” continuó con los reinos que surgieron tras la desmembración de los dos Imperios Romanos, y siguió con todos aquellos otros reinos que hicieron del Cristianismo su religión oficial. Las iglesias entraron en la política, en sus corruptelas e intereses, pero no fueron estas cosas las que las corrompieron, sino que -al entrar en política- tomara partido por el bando equivocado.

De todas formas, la Palabra de Dios se abrió camino, y fueron posibles las revoluciones libertadoras, aunque -como sucede siempre- una vez instaladas en el poder, también se olvidaron de los pobres de la tierra, y todas fueron cayendo en las redes del poder: corrupción y olvido de ideales.

En modo alguno la unificación organizativa en un sola y única Institución, que una y vertebre a toda la iglesia universal.

Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande...será vuestro servidor..” (Mateo 20.25-26)..conforme a la autoridad que me dio el Señor para edificación y no para destrucción” (2ª Corintios 13.10). Nadie puede entorpecer coartar la libertad que Cristo obtuvo y dio a todo creyente en él. Por precio fuisteis comprados; no os hagáis esclavos de los hombres” (1ª Corintios 7.23). Ellos, cristianos libres, sabrán discernir bien lo que es correcto hacer en cada circunstancia. No será fácil engañar a los cristianos libres, porque son especialistas en descubrir al lobo, por muy bien que se disfrace de oveja.

Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud” (Gálatas 5.1)..donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad” (2ª Corintios 3.17)..conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.” (Juan8.32). Las iglesias de Jesucristo no aspiran a tener dominio ni influencia sobre la sociedad, porque se sabe minoritaria y débil en este mundo.

Las iglesias cristianas son grupos de personas que creen en Jesucristo, se reúnen por lo menos los domingos, donde pueden, para adorar al Señor, leer su Palabra, participar de la Eucaristía, administrar el Bautismo, hacer una colecta para los necesitados y para la evangelización de los escogidos por Dios para ser salvos. El cristiano libre sabe muy bien qué partidos, movimientos, ideas, favorecen a los pobres y desposeídos de la tierra y, por tanto, los apoyará, aunque no coincidan en todo con sus creencias.

El Antiguo Testamento nos da un ejemplo en la ciudad de Babel, donde los hombres se agruparon en exceso y acordaron, nada menos, que la construcción de una gran torre, en previsión de otro posible diluvio, a fin de que, de repetirse, al menos algunos de ellos, pudieran eludirlo. Estos conceptos netamente numéricos, son contrarios al espíritu de la Palabra de Dios, que antes de recomendar esta masificaciones, lo que recomienda es la privacidad y la intimidad con Dios. Jesús al ver a la gente, tuvo compasión de ellas porque las vio como un gran rebaño carente de pastor.

Cuando oras, no seas como los fariseos que aman ponerse en pié en las sinagogas....tú..cierra tu puerta y ora a tu Padre que está en secreto...y te recompensará en público” (Mateo 6.5,6). Así pensaba también el pueblo de Israel cuando quisieron ser como los demás pueblos” y pidieron al profeta Samuel un rey que los liderase, como tenían los demás pueblos. Es mas partidario de lo privado, de lo íntimo, de los pequeños grupos, a los cuales les basta un cenáculo para reunirse, la casa de un hermano.

Lo que evidentemente se refiere a la unidad espiritual” en la comunión (común unión) de los hermanos, y de estos con Jesucristo. Esto, por mas que haya quienes lo pretendan (el Ecumenismo), no se va a conseguir, antes del establecimiento del Reino de Dios sobre la tierra. No importa en absoluto que la iglesia universal de Jesucristo esté dividida, mientras mas plural sea, mas difícil será su manipulación. A veces, en las pequeñas congregaciones, nada mas crecer, sus curas pastores, son llevados de una especie de engreimiento espiritual, que perjudica sus almas, porque olvidan que el Señor es el único Pastor verdadero de cualquier porción de su iglesia.

Lo mas recomendable, es que las iglesias numerosas se deshicieran de sus innecesarios templos y, en su lugar, se formasen muchas congregaciones cristianas pequeñas, para lo que harían falta un gran número de casas particulares, por los muchos grupos que sería necesario formar. En un grupo de veinte treinta, que podrían componer una iglesia casera”, todos saben de todos, el amor cristiano es mas tangible, los presbíteros están mas cercanos, y la lista de las ventajas superará con creces a la de las iglesias mastodónticas.

Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos.” (Apocalipsis 7.9). Las Organizaciones, aunque existen desde antiguo, no son necesarias para que exista la Iglesia.

Es mas; a menudo, fueron corruptas, manipuladoras, guerreras y trajeron sobre sí mismas la ira y el desagrado de Dios, porque hicieron creer a sus afiliados feligreses que, por el mero hecho de formar parte de ellas, ya serían salvos. Ello no significa que en cada una de estas organizaciones no hubieran cristianos fieles, verdaderos; pues el Espíritu de Dios es poderoso para salvar a los que tiene que salvar, aun en contra de lo que han aprendido y vivido en sus respectivas Instituciones Iglesias. Reúnete cada domingo con esos amigos para adorar al Señor orando y leyendo su Palabra.

La pertenencia a una Iglesia-Institución-Jerarquía-Organización, trae mas daño que beneficio para el espíritu, para el cristiano que desea verdaderamente serlo. Al menos te librarás del castigo que, antes de la venida del Reino de los Cielos, Dios tiene reservado para ella, Babilonia la Grande, madre de las fornicaciones de la tierra”(Apocalipsis 17.5). Reunios, aunque seáis dos tres, en tu propia casa..donde están dos tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mateo 18.20). Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.”(Juan 17.3). La Teocracia, es Dios mismo quien tiene que instalarla en la tierra, no nosotros.

Cuando conozcáis bien las Escrituras, y sepáis en vuestro corazón que el Señor os ha salvado porque creéis verdaderamente en él, daréis un paso mas. A uno se le dará bien presidir las reuniones, para que todo se haga decentemente y con orden” (1ª Corintios 11.40). Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos” (Mateo 23.7,8,9).